miércoles, 28 de noviembre de 2012

Charles Baudelaire

"Un hombre horrible entra y se mira al espejo.
-¿Por qué se mira usted al espejo, si sólo puede verse en él con desagrado?
Y el hombre horrible me contesta: “Caballero, en virtud de los inmortales principios del 89, todos los hombres son iguales en derechos; por consiguiente, tengo derecho a mirarme; con agrado o sin él, eso es algo que sólo compete a mi conciencia”.
En nombre del sentido común, sin duda yo tenía razón, pero desde el punto de vista de la ley, a él no le faltaba."

"Gusto inconmovible por la prostitución en el corazón del hombre, de donde nace su horror a la soledad. Quiere ser dos. El hombre de genio quiere ser uno, por lo tanto, solitario.
La gloria es seguir siendo uno y prostituirse de una manera original."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ajam...