martes, 5 de mayo de 2015

No estaba el tiempo (Mio)

Solo el silencio contestaba con cartas repetidas del maso
Por deducción, las fui rompiendo, quemando…
                                                       En el fuego veía tus cenizas
                                            En la rompiente, el agua dividía.
Y en mí,
                en mi me hundía
                                                                    Espesa tenme, inducida la oblicuidad por contener el mar en las manos y el fuego en la mente
                           Y en el corazón una mezcla alienante, diligente a veces; cuando no escapa, inútil,
                            Sin razón.


Sin consciente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ajam...