viernes, 14 de febrero de 2014

Poemas de Bukowski

Los mejores de la raza
No hay nada que discutir
no hay nada que recordar
no hay nada que olvidar 
es triste y no es triste 
parece que la cosa más sensata
que una persona puede hacer
es estar sentada
con una copa en la mano
mientras las paredes blanden
sonrisas de despedida 
uno pasa a través de
todo ello con una cierta
cantidad de eficiencia y valentía
entonces se va 
algunos aceptan
la posibilidad de Dios
para ayudarles en su paso 
otros lo aceptan como es 
y por estos bebo esta noche.

Bien, así es la cosa... 
a veces cuando todo parece ir de mal 
en peor 
cuando todo conspira 
y corroe 
y las horas, días, semanas 
años 
parecen desperdiciados- 
tendido sobre mi cama 
en la oscuridad 
mirando hacia el techo 
concibo lo que muchos considerarán un 
detestable pensamiento: 
aún es agradable ser Bukowski. 

París
Fue como no haber estado allí. 
Céline se había ido. 
no había nadie allí. 
París fue un bocado de aire azulado. 
las mujeres pasaban como una inhalación como si tu nunca 
fueras a ATREVERTE a irte a la cama con ellas. 
No había ningún ejército por ahí. 
Todos eran ricos. 
No había pobres a la vista. 
No había viejos a la vista. 
Cuando te sentabas en una mesa en un café 
te caían celosas miradas de los demás 
asiduos quienes estaban seguros de ser 
más importantes que tú. 
La comida era demasiado cara para comerla. 
una botella de vino te costaba tu mano derecha. 
Céline se había ido. 
Hombres gordos fumaban cigarros convirtiéndose en 
gloriosas bocanadas de humo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ajam...